Temas de conversación en pareja: Sexo

El sexo es otro de los temas que puedes utilizar para hablar con tu novio o novia. Al igual que cualquier otro tema de los que hemos tratado hasta ahora como las películas, la música, los viajes, los amigos o la familia entre otros, el sexo no tiene por qué, ni debe, ser un tema tabú en vuestra relación de pareja.

El sexo es un tema de gran importancia para ambos y aprender a comunicaros libremente sobre inhibiciones o escrúpulos íntimos enriquecerá y profundizará vuestra relación, estrechará lazos de amistad, alimentará vuestro amor y os ayudará a sentiros más libres el uno con el otro.

El sexo es tan antiguo como la vida misma, ¿por qué convertirlo en tema tabú? Es comprensible que al comienzo exista cierto temor a hablar sobre sexo sin embargo, si tu novio o novia no toma la iniciativa, hazlo tú. Háblale de sexo con naturalidad, pregúntale si le gustaría hacer algo diferente, o la típica cuestión “¿Cuál es el sitio más extraño donde has hecho el amor”?

 

Aprovecha esa escena sexual que aparece en la película que estáis viendo: ¿”No te gustaría hacer los mismo?”

Si tu pareja se siente cohibida ante el hecho de hablar abiertamente sobre sexo, sin duda alguna, manteniendo esta actitud natural y espontánea, la ayudarás a librarse de sus ataduras y será un nuevo tema sobre el que podréis conversar con la misma naturalidad que cuando habláis sobre vuestros amigos.

Nunca olvides que muchas de las insatisfacciones y de los malentendidos en las relaciones de pareja en el ámbito sexual son debidas a una deficiente comunicación al respecto y es que, el sexo no sólo se practica, también se habla. 

Para entablar una charla sobre sexo con tu novia o novio puedes seguir algunos consejos:

  • Para iniciar la charla, lo más adecuado es hablar sobre el sexo en general, por ejemplo: “pienso que a nosotros los hombres…” o “yo creo que a las mujeres…”
  • Habla siempre en primera persona, o parecerá que escondes tus intenciones: “A mí me encanta cuando…”, “Me encantaría probar a …”.
  • Mantén siempre una actitud positiva, siempre es mejor contar lo que te gusta, que aquello que te disgusta.
  • A cada cosa, su nombre. Palabras vulgares o sobrenombres no siempre son bien recibidos aunque con el tiempo, y en un clima de mayor confianza e intimidad, seguro que crearéis vuestro propio código de comunicación para hablar sobre sexo.
  • Expresa tus fantasías y deseos sexuales pero ¡ojo!, con prudencia si la relación acaba de comenzar.
  • Elige el momento adecuado: una ocasión íntima y sin distracciones.

 

En definitiva, habla de sexo con tu pareja dejando atrás miedos y prejuicios, y juntos construiréis una relación mucho más sólida basada en la comunicación, la complicidad y la confianza.