Temas de conversación en pareja: Hobbies

Hasta ahora hemos tratado una amplia variedad de temas con los que poder hablar con tu novia o novio, desde música, libros y películas, hasta política, viajes, dinero o sexo. Muchos de ellos pueden ser considerados hobbies o aficiones y, efectivamente, así lo es. Escuchar música es una afición sin embargo ostenta importancia suficiente para ser tratado como un tema individual dado que te proporcionará interminables conversaciones que evolucionarán en el tiempo, que siempre estarán vivas y que te conducirán, a veces sin pretenderlo, a otras charlar cobre asuntos muy diferentes.

Pero al margen de estas aficiones, existe lo que podríamos denominar como hobbies en sí mismos, es decir, actividades muy variadas, a veces insospechadas, a las que cada uno de nosotros recurrimos como vía de escape a la rutina, para desconectar, para relajarnos, para reflexionar.

Todos, y todas, tenemos algo que nos gusta hacer en nuestro tiempo libre, algo a lo que nos gustar dedicarles unos minutos cada día o un par de ratos cada semana, algo que nos reconforma, que nos llena por dentro, a veces, sin saber muy bien por qué, pero que nos hace sentir bien, y eso es lo realmente importante.

Seguro que tu pareja tiene algún hobby, así que anímate a descubrirlo porque si resulta tan beneficioso para ella, imagínate lo positivo que será si lo compartís.

  • “¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre?”
  • “¿Qué te gusta hacer cada día para evadirte de la rutina diaria y desconectar?”
  • “¿Cuál es tu hobby favorito?

Como habrás podido comprobar por las cuestiones que acabamos de plantear como ejemplo, todas ellas mantienen dos puntos esenciales en común:

  • Son preguntas formuladas de manera directa.
  • Son preguntas que dan por supuesto que, efectivamente, existe un hobby que tu novia o novio practica.

¡En efecto! Cuando pretendas hablar con tu pareja acerca de sus hobbies y/o aficiones, pues formular la pregunta directamente, pues en este caso se trata de un tema que siempre resultará positivo ya que preguntas sobre algo que le apasiona y le hace disfrutar; y siempre bajo la premisa de que tiene un hobby que practica, porque todas las personas lo tenemos aunque, a veces, aún no nos hayamos dado cuenta de ello, o aún no lo hayamos encontrado.

¿Y de qué tipo de hobbies estamos hablando?

Todo, absolutamente todo. Cualquier actividad realizada de manera voluntaria, sin presiones ni obligaciones externas, que despierta nuestra pasión, y que nos lleva a “desconectar” de la rutina, reflexionar, meditar, alcanzar un grado de relajación, etcétera, es un hobby. Incluso es posible que, lo que para algunas personas es una obligación, para otras sea un hobby. Por ejemplo, imaginemos un agricultor que posee una plantación de tomates. Este profesional, cuando llega el momento idóneo, debe plantar las semillas, debe vigilarlas, cuidarlas, regarlas, abonarlas, etcétera, y cuando estén en su punto, deberá recolectar los tomates, envasarlos y venderlos. De ello depende su vida, porque es su trabajo, y debe hacerlo cuando toca, no cuando a él le apetece. Sin embargo, otra persona puede tener como afición plantar tomates, o cualquier otra cosa; puede crear en su terraza un pequeño huerto con diferentes hortalizas y verduras que mimará, cuidará y verá crecer son sumo placer, simplemente por el mero hecho de que es algo que le relaja y le gusta, o por el placer de poder hacer una ensalada con productos que ella mismo ha cultivado.

Cada día, cuando se asoma a la terraza y pasa unos minutos comprobando la humedad de la tierra, observando cuánto ha crecido su planta, eliminando las hojas secas, etcétera, desconecta de la rutina diaria y se siente bien consigo misma. Estos es un hobby.

Pero como decíamos, hobby pueden ser decenas, cientos de cosas, desde jugar a la videoconsola como la pareja que vemos sobre estas líneas, a  cultivar margaritas o cualquier otra flor o fruto, como en el ejemplo que hemos visto antes.

  • Actividades culturales como exposiciones, ferias del libro, conciertos, danza, representaciones teatrales… Todo ello son aficiones perfectas para compartir en pareja y que incluso os pueden conducir hacia actividades más amplias como por ejemplo, realizar un pequeño viaje para asistir a esa exposición que no llegará hasta vuestra ciudad.
  • La cocina es otra afición que cada vez comparten más parejas; descubrir nuevos platos y sabores puede ser una actividad realmente divertida que alimentará vuestra complicidad.
  • Todo tipo de manualidades, porque suponen hablar y dialogar para ponerse de acuerdo en materiales, cuándo realizarlas, donde, etcétera.
  • Viajes y escapadas. No hablamos aquí tanto de los viajes que ya tratamos al comienzo, como de esas escapadas de domingo al campo, la playa, la montaña o a ese pueblecito maravillosos que tiene un castillo genial a cuya ladera disfrutar de un buen picnic en pareja.
  • Jardinería.
  • Crear un blog. En los tiempos que corren, cada vez son más las personas que desean aprovechar las ventajas de internet y de la tecnologías para contar al mundo sus vivencias o aquello que piensan. Un blog constituye una efectiva “vía de escape” pues permite reflexionar y expresar lo que piensas, algo que, probablemente, no puedas hacer en otro espacio. Por tanto, ¿qué mejor que hacerlo en pareja?
  • ¿Mas hobbies? Bailar, cantar, todo tipo de coleccionismo, juegos de mesa en pareja, etcétera

 

En definitiva, todo cuanto se os pueda ocurrir podrá transformarse en un hobby que compartáis y gracias al cual podréis hablar no sólo sobre esa afición, si no sobre cualquiera de los temas que hemos visto hasta ahora mientras lo practicáis. Vuestra relación será cada vez más y más sólida gracias a esta buena comunicación.