Respuestas A Preguntas De Mujeres


A las mujeres les gusta hacer preguntas, y no sólo eso, sino también críticas y hasta ataques directos, en especial cuando son hermosas y perciben interés en el chico que se les acerca. Ignoro de dónde aprenden esto, si de sus madres, de sus amigas, o van a alguna escuela donde les enseñen; el caso es que todas conocen estas frases y las aplican, la mayoría de las veces con gran éxito.

 

preguntas

 

Sabes bien a qué me refiero, a frases como el clásico “tengo novio” que emplean para alejar a los intrusos ya sea porque perciben escaso valor en ellos, porque a nivel consciente no desean enfrascarse en una nueva relación, y a veces hasta por simple placer.

 

Claro que no siempre tratarán de alejarte, si exhibes demostraciones de alto valor y generas atracción tu objetivo no querrá alejarte, pero sí tratará de probar tu congruencia y te hará preguntas para demostrarse a sí misma que tiene el control, te tenderá aros tratando de hacerte caer en ellos. Recuerda que los aros son preguntas y peticiones que puedes tender a tu objetivo para hacerla caer, pero que ella también empleará para tratar de hacerte caer a ti. Lo curioso es que si ella cae en tus aros su sentido de atracción hacia ti se incrementará, pero si tú caes en tus aros ocurrirá lo contrario, ella te encontrará menos atractivo. Considera a los aros como las trampas en los juegos de vídeo, puedes caer una vez y hasta dos, pero a la tercera estás fuera.

 

El problema con los aros es que son muy difíciles de identificar para el hombre común, una pregunta tan simple como “¿Qué edad tienes?”, o una petición tan inocente como “¿Me invitas una copa?” son aros, si respondes de inmediato tu edad o si accedes a su petición y le invitas la copa has caído en su aro. Por eso todos los días millones de chicos buenos entran en aros, con lo que reducen su atractivo y terminan siendo literalmente botados no sólo por las hermosísimas chicas 9 y 10, sino también por otras de belleza y nivel cultural promedio; algo que podrían evitar fácilmente si no ignoraran dos cosas:

 

  1. Entrar en un aro es una demostración de bajo valor
  2. Es fácil esquivar un aro cuando sabes identificarlo

 

Mientras no sabes identificar sus trampas, sus preguntas capciosas y sus aros, estas pasan desapercibidas como tales ante ti, pero cuando las conoces y las identificas esquivarlas es relativamente sencillo, improvisando respuestas acordes a la situación. Las respuestas enlatadas que este libro te proporciona considéralas como una referencia para crear nuevas respuestas y no como la única solución.

 

Una mala noticia más: No sólo las chicas te pondrán trampas y aros disfrazadas de preguntas, comentarios y peticiones inocentes; también algunos tipos mala leche lo intentarán a menudo, en especial si al tipo le gusta tu objetivo y te percibe como un peligro tratará de ridiculizarte y hacerte quedar mal delante del grupo. Lo peor es que si se lo permites él crecerá mientras tú te empequeñeces.

 

En un partido de tenis, cuando el contrincante te lanza la bola ¿Qué haces? ¿Quedarte con ella? Claro que no, se la lanzas de vuelta. Si no la devuelves habrá un punto más a su favor y en tu contra. La misma lógica aplica en la situación que previamente describimos.

 

Por eso también te ofrecemos respuestas para devolverle la bola a esos sujetos que tratan de crecer a tus costillas, para que terminen tan pequeños que no les quede más remedio que alejarse de ti, de tu set y de tu objetivo, reptando como los bichos rastreros que son.

 

Algunas de las respuestas divertidas a preguntas capciosas que este artículo incluye son de mi inspiración; pero la mayoría han sido tomadas de foros en Internet, de otros libros, o por referencia de amigos. Si te das el tiempo para buscar más respuestas e idear las tuyas obtendrás una buena recompensa: Tus respuestas servirán para toda tu vida y podrás aplicarlas con todas las chicas y todos los tipos mala leche que encuentres en tu carrera de seductor.

 

RESPUESTAS DIVERTIDAS A PREGUNTAS CAPCIOSAS DE MUJERES

 

Tu objetivo o algunas de sus amigas en el grupo te tenderán aros psicológicos disfrazados de preguntas, te dirán cosas que ellas acostumbran decir para alejar a los ligones y objetarán tus aspiraciones de acercamiento y de construir una relación. Como la mayoría no sabe qué responden y cómo actuar ante ese comportamiento típico femenino lo único que hacen es dar media vuelta y alejarse con su orgullo por el suelo, o permanecer en el grupo viendo cómo el control de la conversación y su percepción de alto valor se va reduciendo hasta su mínima expresión, finalmente quedarán fuera.

 

Por cierto, esto sucederá algunas veces incluso sabiendo qué responder, así ocurre en los primeros acercamientos, tan pronto el nuevo estilo de comunicación se haya hecho parte, no sólo de tu vocabulario sino de tu personalidad, notarás que las cosas son cada vez más fáciles para ti en el juego de la seducción.

 

A continuación encontrarás una lista de trampas, preguntas, aros psicológicos y exámenes de congruencia que enfrentarás con frecuencia, y qué responder para salir de ellas:

 

Si ella dice: “Tengo novio”

Tú puedes responder:

•¿Ni siquiera nos conocemos bien y ya me estás contando tus problemas?
•Sí, como decía mi abuela: “Nunca falta un roto para un descocido” ¡Es broma mujer!
•Excelente, porque no estoy buscando ligar y temía que pudieras entusiasmarte demasiado conmigo.

Esta es sin duda una de las frases más frecuentes, es sencillo, es elegante, no es ofensivo, y constituye una poderosa forma de quitarse perdedores de encima. Lo cierto es que el supuesto novio puede no existir, puede ser sólo un chico con el que está saliendo, o puede ser un pretendiente que a ella no le interesa pero lo utiliza cuando lo requiere.

 

Ella dice: “Vienes a ligar, ¿verdad?”

Tú puedes responder…

•¿Ah, sí? ¿Y tú qué tienes para que yo quiera ligar contigo?
•Bueno, admito que fea no eres, pero ¿y eso qué? ¿Acaso no sabes que cualquiera es guapo en nuestros días?
•No es esa mi intención, pero muéstrame lo que tienes para que yo quiero ligar contigo y lo pensaré.

 

Ella dice: “Eres un ligón igual que todos, ¿verdad?”

Tú puedes responder…

•¿Porqué te gustan tanto los ligones?
•Sólo desde que te vi, pero si sigues preguntándome lo mismo es posible que me replantee mi profesión y empiece a cobrar por ello.
•No igual que todos, yo soy un profesional, pero en este momento estoy de vacaciones así que deberás esperar un par de meses si te interesa salir conmigo. Lo siento.

 

 

Ella dice: “No salgo con muertos de hambre”

Tú puedes responder…

•¿Ni siquiera?
•Tengo un amigo que sí, ¿quieres que te dé su teléfono?
•Bueno, la verdad es que yo tampoco salgo con bobas descerebradas, pero estoy dispuesto a hacer una excepción contigo. ¿Qué tal?
•Yo tampoco salgo con gordas incultas, pero pensé que contigo podría hacer una excepción. ¿Qué me dices? (variación de la anterior)

 

Ella dice: “¿Me invitas una copa?”

Tú puedes responder…

•Claro, pero ¿qué voy a obtener a cambio?
•Tengo una idea mejor: Te traeré algo que creo que te gusta y tú me traerás algo que creas que me gusta. Después nos reuniremos aquí y nos lo beberemos con los ojos cerrados.
•Lo siento, la última chica a la que le invité una copa me acosó sexualmente durante más de cinco años y no pienso pasar por lo mismo.

 

 

Ella te hace cualquier expresión o corte feo y grosero

Tú puedes responder…

•Disculpa… Entiendo que alguien en tu situación esté especialmente susceptible.
•Te entiendo… Yo también estaría molesto con la vida si tuviera esa cara .
•No debes sentirte así… Tu problema se resuelve con dietas y ejercicios.
•Está bien, ya me voy… Pero antes te haré un favor, voy a recomendarte a
un buen psiquiatra.
•Mi amigo Javier es terapista sexual y me ha dicho que las mujeres frígidas y anorgásmicas se comportan como tú… Lo siento.

 

 

Ella pregunta: “¿Tienes novia?”

Tú puedes responder…

•En teoría no.
•La tuve, pero no se adaptó a mi estilo de vida libre y arriesgado.
Seguro le dices lo mismo a todas
•Sí, pero después de ver tu reacción es la última vez que lo hago. Contigo me retiro.
•No, no a todas, sólo al 60 por ciento.

 

Ella dice: “¿Quién te pidió que vinieras?”

Tú puedes responder…

•Tu actitud. Me ha parecido que necesitabas un buen asesor de imagen y comportamiento. Esta sesión es gratis, pero no te acostumbres. Por cierto, ¿Qué tal tu noche?
•Tu mamá me lo pidió pensando que necesitabas ayuda para relacionarte con la gente… Por cierto, ¿Qué tal va la noche?
•Tu mamá me pidió el favor porque tiene miedo de que te excedas con el alcohol y arruines su sueño de verte llegar virgen al altar… (Inicia un rutina de inmediato)

 

 

Ella pregunta: ¿Te conozco? (En mal plan)

Tú puedes responder…

•Conozco a tu mamá y me pidió que estuviera cerca de ti porque necesitas ayuda para relacionarte con la gente… Por cierto, ¿Qué tal va la noche?
•Conozco a tu mamá y me ha pedido el favor que me acerque a ti porque tiene miedo que te excedas con el alcohol y arruines su sueño de verte llegar virgen al altar…

 

 

Ella dice: “Mi novio te va a dar una paliza” o “Mis amigos te matarán a golpes”

Tú puedes responder…

•Puede ser, pero dudo que sea tan doloroso como seguir escuchándote.
En definitiva, con este tipo de chicas lo mejor es huir de inmediato… Créeme.

 

 

Ella dice: “Eres un chico muy seguro de sí mismo” o “Eres muy divertido”…

Tú puedes responder…

•Por eso te gusto, ¿verdad?
•Y eso te gusta, ¿verdad?
•Y tú eres muy buena haciéndome la barba.
•“¿Entonces qué? ¿Dejamos de hablar tanto y nos acostamos ya?”. Si se ofende te ríes y le dices “¡Es broma!”, la abrazas y la besas.

 

 

Ella pregunta: “¿Nos conocemos?” cuando sí te conoce y está fingiendo.

Tú puedes responder…

•No sé, la verdad es que tienes una cara muy común…
•Creo que sí, es que con ropa te ves distinta…
•Mejor te lo digo mañana en el desayuno, cuando estemos a solas…
•Tú sabrás, ¿Tienes amnesia o estás buscando una excusa para hablar conmigo?
•¿Estuviste en mi departamento junto con otra amiga el viernes pasado?… No, entonces te estoy confundiendo.
•Si eres actriz o modelo quizá sí.

 

 

Están en Internet y te pide activar la webcam.

Tú puedes responder…

•Bien, ¿Y qué voy a obtener a cambio?
•Buena idea, necesito espantar un ratón que anda por aquí.
•Lo siento, no busco sexo virtual con desconocidas. Adios.

 

Ella dice que no le gusta el sexo o que ese aspecto lo tiene cubierto.

Tú puedes responder…

•¿Qué quieres decir? ¿Que estás esperando a que llegue un súper hombre como yo para sacarte del apuro.
•¡Claro! Tu sonrisa y tu carácter lo dicen todo (en tono irónico)
•¿Qué quieres decir? ¿Que hace años que no te echan uno como Dios manda? Serías la primera, y eso que me he encontrado chicas en esa situación.

 

 

Ella dice: “No hablo con desconocidos”

Tú puedes responder…

•¿Porqué? ¿Te da miedo?
•O sea que eres miedosa y antisocial, ¿Correcto?

 

 

Ella pregunta: “¿Qué edad tienes?”

Tú puedes responder…

•Adivina…
Dile tu edad después de su primer intento de adivinación, así pasas por su aro después que ella ha pasado por el tuyo y neutralizas el efecto negativo.
•Tengo 98 años, pero siempre digo que tengo 92 para que no digan que soy demasiado viejo.
•92… De acuerdo, me caíste en la mentira… Tengo 98, pero siempre digo que tengo 92 para que las chicas me crean más joven.

 

 

Ella pregunta: “¿A qué te dedicas?” o “¿En qué trabajas?”

Tú puedes responder…

•Adivina…
Igual que en el caso anterior, responde después de su primer intento de adivinación para neutralizar el efecto negativo del aro.
•Clonación humana (este es mi favorito)
•Repartidor de pizzas a domicilio. Soy empleado del mes.
•Hago pruebas de calidad en preservativos
•Hago niños a domicilio… Solicita una muestra gratis.
•Escribo novelas eróticas, mi última obra se titula “La Colegiala Perversa”
¿Con cuántas mujeres has estado?
•¿Cuándo? ¿Esta semana? ¿Anoche?
•No lo recuerdo… Los caballeros no tenemos memoria… mmm… En serio, no lo recuerdo.

 

 

Ella pregunta: “¿Ves a otras mujeres?”

Tú puedes responder…

•No, veo a otros hombres.
•No, sólo por la mañana, al despertar.

 

 

Si ella te hace algún cumplido en relación a tu físico o de carácter sexual.

Tú puedes responder…

•“Shhhhhh… respeto”, llevándote el dedo a la boca y con una sonrisa maliciosa.
•Si crees que con eso me ganaste te equivocas, no soy un hombre fácil
•No estás tratando de raptarme y abusar de mí, ¿verdad?

 

Si una mujer te besa de repente y sin motivo aparente…

Tú puedes decir…

•Ok, ya demostraste que besar no es el tuyo… ¿Ahora qué?

 

 

Si una mujer te hace comentarios demasiado provocativos y sexuales…

Tú puedes responder…

•Basta, compórtate, no pongas ideas malas en mi cabeza.
•“Compórtate, que estamos en un lugar público”, esto lo susurras en su oído mientras la abrazas. Después puedes besar su mejilla, pero no hagas nada muy sexual.

 

Si una mujer critica alguno de tus gustos sexuales o de otra naturaleza…

Tú puedes responder…

•Mira, lo que nos gusta no se escoge. Así como yo te gusto a ti a mí me gusta X.

En general responde con serenidad e interés no sexual a cualquier manifestación de carácter sexual. Las mujeres con frecuencia realizan insinuaciones de carácter sexual, no porque quieran acostarse contigo, sino como una prueba de aptitud. Por otro lado, la sensualidad y la coquetería es el arma femenina por excelencia para obtener algo de un hombre, pero si no respondes a su insinuación de la forma que ellas esperan se intrigan y quedan desarmadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>