No Pienses En Lo Que Una Chica Piensa Cuando Te Acercas A Ella

A menudo el hombre se paraliza y frena su deseo de acercarse a una mujer que le atrae sólo porque se llena de dudas sobre lo que ella puede pensar de él.

Lo que ella piense de ti no te debe importar, es crítico, pero tan cierto como que el cielo es azul.

 

¿Por qué no te debe importar?

Porque no es asunto tuyo, ¿A poco a ella le importa lo que tú piensas de ella?

Cuando te preocupas por lo que ella piensa de ti sólo te llenas de ansiedades y temores que complican tus avances; te preguntas si luces bien, si tu ropa combina, si tus zapatos están limpios, si tu cara no brilla, si tu cabello está bien peinado, si ella aceptará tu compañía, cómo harás para impresionarla, si a lo mejor tiene novio, si el lugar es el adecuado, cómo hacer para que ella no piense que eres como todos y sólo deseas tener sexo con ella, etc.

Así, una decisión que sólo involucraba dos alternativas: Le hablo o no le hablo, ahora se ha convertido en una intrincada red de alternativas, un laberinto sin salida, una telaraña que para cuando la hayas resuelto por fin, o bien la chica ya se habrá marchado del lugar, o bien estás tan confundido que decides darte por vencido sin intentarlo.

Por eso lo que ella piense de ti no debe importarte, si ella piensa que no luces bien ya tendrá tiempo para comprobar que es porque tienes cosas más valiosas que ofrecerle que un cuerpo atlético y marcado, si ella piensa que estás despeinado también puede pensar que es porque acabas de tener sexo con una rubia voluptuosa… Lo que ella piensa de ti es asunto de ella y por lo tanto es ella quien debe sacar sus propias conclusiones.

Lo único que debe importarte es que tú eres lo mejor que ella puede tener. Tú puedes satisfacer mejor que nadie sus necesidades de seguridad, de amor y aceptación. Tú puedes hacerla reír, hacerla sentir tan feliz como nadie antes la ha hecho sentir en toda su vida. Tú puedes ser el hombre perfecto para ella, pero eso ella no lo sabrá nunca a menos que se dé la oportunidad de conocerte. Eso es lo único que debe importarte, olvida todo lo demás.