Cómo Superar Tu Miedo Al Rechazo De Las Mujeres, Con La Ayuda De Una De Ellas

Tal vez te has dado cuenta, o tal vez no, pero la razon número uno por la que la mayoría de los hombres se abstienen de acercarse a una mujer que les gusta es la ansiedad durante el acercamiento causada por el miedo al rechazo.

El siguiente es un caso real que encontré por ahí en la red y que ilustra este caso perfectamente:

 

 

Todo comenzó en el sexto grado cuando una chica malévola llamada Bárbara se burló públicamente de una nota que Jorge le pasó en la clase, leyéndola en voz alta durante el receso mientras todos los demás reían a carcajadas.

Entonces su amiga Samantha se rió en la cara de Jorge cuando él la invitó a bailar. La noche estaba arruinada por las 6 veces que Jorge las descubrió a ellas y a sus amigos (amigos y amigas) mirándolo y riéndose de él a lo largo de la noche… Y ya conoces el resto de la historia.

Desde entonces, la ansiedad por el acercamiento es parte de la visión del mundo de Jorge. Para él es más fácil mantenerse soltero y esperar a “tener suerte” que volver a vivir lo que Bárbara y Samantha le hicieron tiempo atrás.

 

Muy bien… Suficiente.

 

Supera la humillación de ser rechazado…
Con la ayuda de una mujer hermosa y atractiva

Trata de caminar hacia una hermosa chica y decirle “Discúlpame, pero estoy experimentando sentimientos de horrible humillación y total vergüenza“.

Entonces observa cómo ella mira y dí “¿En 15 segundos a partir de ahora podrías ignorarme totalmente, o cruel y brutalmente rechazarme verbalmente? ¿Lista? Vamos“.

 

Observa lo que ella hace.

Puede ser que ella se ría de ti y se aleje. Está bien. Tú le pediste hacerlo. También le pediste que te ignorara.

Aunque es más probable que ella permanezca en donde está y mire hacia un lado ignorándote tal y como se lo pediste.

 

Qué sucede cuando yo le pido a una mujer que me ignore y rechace

Aquí está cómo una sexy chica de veintitantos reaccionó cuando me acerqué a ella en la playa el otro día y usé las líneas antes mencionadas.

 

Ella río y dijo, “Tú eres realmente divertido, ¿Por qué debería rechazarte? ¿Cómo te llamas?” (¡Wow! Ella mostró curiosidad respecto a mí)

Yo dije: “No, este es un rotundo fracaso. Tú tienes que rechazarme, ¿de acuerdo? Tienes 15 segundos, ¿estás lista? Bueno, vamos de nuevo. Esta vez sé realmente fría e ignórame, o verbalmente recházame de forma cruel. ¡Vamos!”

Ella solo volvió a reír y quiso saber mi nombre (Ella estaba todavía muy curiosa respecto a mí).

Dos (impresionantes) cosas pasaron aquí

Primera: Ella sentía curiosidad por saber qué tipo de chico se acercaba a ella de esta manera.

Segunda: Ella pensó que esto era divertido. Yo creé curiosidad y una vibra divertida en el momento correcto.

 

Ahora, yo tenía su atención y podría hacer algo con esto para comenzar a seducirla.