Cómo comunicarse en pareja: asertividad y errores

¡Qué palabra más extraña! Asertividad. Sin embargo, será una de las claves para mantener cualquier conversación con tu novia o novio de una manera fluida y eficaz.

 

 

Si echamos un vistazo a la definición de asertividad podemos encontrar que se trata de “un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o pasen por alto nuestras ideas, por otro lado tenemos la agresividad que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás. Suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos”.

 

Esta definición resulta lo suficientemente clara como para entender que ser asertivo o asertiva es necesario defender las opiniones y puntos de vista propios partiendo del respeto y el reconocimiento de los que opina nuestra pareja.

 

Para mantener una conversación o, en general, una comunicación asertiva con tu novia o novio, es necesario considerar que, por regla general, los hombres están orientados a realizar una única tarea mientras que las mujeres suelen ser multitarea, es decir, son capaces de realizar con eficiencia varias cosas a la vez.

 

Para conectar mejor con tu novia, deberás hacerlo desde lo verbal en el sentido de que las mujeres tienden a expresar más sus opiniones, deseos o sentimientos, por lo que, para alcanzar un grado óptimo de asertividad, el hombre deberá prestar atención y escuchar, algo que también deberán hacer las mujeres.

 

Del mismo modo, también debes comprender y asumir que mantener una comunicación asertiva no depende única y exclusivamente de tu voluntad, si bien esta resultará determinante; la comunicación se ve afectada por los estados emocionales y estos, a su vez, por todo cuanto nos rodea y sucede. No siempre estará de acuerdo en las diferencias, dificultades y controversias que, sin ninguna duda, van a surgir, y no siempre lograrás controlar respuestas de tipo emocional de una forma asertiva sin embargo, cuando seas capaz de controlar tales respuestas, entonces estarás manteniendo una comunicación asertiva, sana, que estrechará vuestros lazos y fortalecerá vuestra relación.

 

Tal y como ya habrás deducido, asertividad y orgullo son conceptos incompatibles pues confiere a la comunicación una carácter defensivo.

 

Los errores más frecuentes

 

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Lo cierto es que a veces necesitamos no sólo dos, si no tres y hasta cuatro veces para ser conscientes del error que estamos cometiendo o para detectar esas señales que, una vez descubiertas, nos resultan tan evidentes.

 

En la comunicación de pareja sucede exactamente los mismo. Tal y como ya hemos expresado con anterioridad, el grado de comunicación que mantienes con tu novia o novio depende mucho de ti mismo, de tu actitud, de ese grado de asertividad del que hablábamos apenas unas líneas más arriba, pero también son muchos los factores externos que afectarán a la comunicación de pareja, y nos referimos a un sentido negativo.

 

Detectar esos factores, circunstancias, etcétera, y buscarles una solución satisfactoria, incidirá de manera decisiva en la comunicación, mejorándola o, al menos, sentando las condiciones adecuadas para que podamos hacerlo.

 

En esencia, y de un modo sencillo, existen dos tipos de factores externos a la propia comunicación en virtud de los cuáles esta se verá, en mayor o menor medida, afectada.

 

Por un lado, lo que podemos denominar como factores exógenos a la propia relación, es decir, todos aquellos que se suceden al margen de la relación de pareja en sí misma y que afectan a nuestro estado emocional y, por extensión, al “clima” que se vive en pareja; hablamos por ejemplo de la familia, los amigos y sus actitudes, hablamos del ámbito laboral y todo lo que ello conlleva, o de la marcha de los estudios, hablamos de la situación económica y de todo este tipo de circunstancias que no dependen de la relación de pareja pero que sí pueden afectar a la comunicación.

 

Por otro lado, y esto es lo que más nos interesa en este momento, los errores que se cometen en la vida de pareja y que repercuten directa o indirectamente en la comunicación que mantienes con tu novio o novia.

 

Como decíamos, detectar estos fallos y, sobre todo, ponerles remedio, facilitar que podamos mantener una comunicación asertiva, fluida, eficaz con esa persona a la que tanto amamos.

 

Pero, ¿cuáles son los errores más frecuentes en las parejas que inciden de una manera muy decisiva en la comunicación?

 

  • Dejar de expresar a tu pareja lo que te gusta de ella, o de él, y lo que sientes por ella en base a que, cómo ya lo sabe, no resulta necesario. Con ello simplemente dejas con conquistar cada día, favoreces que la “llama” se vaya apagando y obstaculizas la comunicación. Recuerda que a todos, tal vez sin llegar a ser empalagosos, nos gusta que nos digan cuánto nos quieren o lo bien que nos sienta esa chaqueta.
  • Tener poca complicidad o perder la complicidad entre ambos.
  • Las discusiones frecuentes, a menudo, basadas en el orgullo que, como ya vimos, es el enemigo de la asertividad.

 

  • No saber afrontar los problemas, las dificultades, los obstáculos a los que toda persona y pareja debe enfrentarse a lo largo de su vida. Esconder la cabeza, mirar para otro lado, jamás es la solución.
  • Dejar de plantear objetivos, metas, proyectos, etcétera.
  • Y muy ligado con lo anterior, la rutina, una de las mayores enemigas de las parejas pues conduce al aburrimiento.
  • No respetar la individualidad de tu novia o novio.
  • A veces, no respectar tampoco tu propia individualidad; recuerda que, aunque compartes tu vida con tu pareja, también eres una persona individual con opiniones, puntos de vista, proyectos, metas, propios.
  • Escasa, mala o inexistente sexualidad. En pareja, la falta o escasez de vida sexual, o su poca calidad, resulta fatal y por ello, tal y como veremos más adelante, es imprescindible atender al otro, desinhibirse dejando al margen tabús y prejuicios y, muy especialmente, hablar de sexo con tu novia o novio.

 

  • La falta de compromiso.

 

No olvides que debes ser capaz de detectar estos y otros errores frecuentes de pareja y buscar la solución a todos y cada una de ellos, sólo de esta manera podrás hablar de cualquier tema con tu novia o novio y alcanzar un grado de comunicación que os hará inseparables.

 

En ocasiones, es más sencillo asumir lo que no se debe hacer, que aquello que se debe hacer sin embargo, a continuación examinaremos las principales claves para que mantengas una comunicación eficaz con tu pareja.