Claves Para Una Relación Feliz Con Tu Pareja

A lo largo de este libro has conocido los pasos que debes seguir para recuperar a tu ex pareja. Espero de todo corazón que logres tu objetivo, mas cabe recordar que lo más importante no es recuperarla, sino hacer que la relación perdure y el amor entre ustedes se fortalezca.

La ruptura de la relación no fue sino el resultado de una falla, si reconoces cuál ha sido esa falla y en el futuro la corriges puedes estar seguro de que lo que existe entre ustedes se fortalecerá y ambos podrán superar cualquier prueba por difícil que esta sea. Pero si no identificas dicha falla, si lejos de corregirla la repites, ten por seguro que una nueva ruptura se presentará y esta vez te será mucho más difícil recuperar a tu ex una vez más.

Por eso te recomiendo evaluar una vez más con total objetividad y honestidad absoluta qué fue lo que provocó el rompimiento, incluso si no logras entender lo que pasó puedes preguntárselo a ella ya que la relación se ha restablecido, pero siempre aclara que es una simple pregunta y que no estás intentando confrontarla ni reprocharle nada. Es muy probable que ella te responderá con frases evasivas como “Olvídalo” o “Ya no lo recuerdo”, sé firme en tu petición y hazle saber que tu intención es cambiar eso de ti por que te interesa que la relación se mantenga y no vuelva a existir una crisis, puesto que ella también tiene interés en la relación seguramente te lo dirá.

Pero preguntarle directamente lo que la hizo desear terminar debe ser tu última opción, es mejor cuando tú lo descubres por ti mismo y lo evitas.

En este último capítulo del libro conocerás algunos consejos adicionales para una relación feliz, aplícalas todos los días con tu recién reconquistada pareja y te aseguro que la mantendrás cada vez más satisfecha y enamorada.

Incluso si no recuperaste a tu ex estos consejos te servirán de maravilla para sostener mejores relaciones de aquí en adelante y no volver a pasar por el trago amargo de un adiós.

 

1.- Evita que ella te tenga demasiado seguro

¿Recuerdas que al principio de este libro mencioné la razón principal del fracaso entre las parejas? Se trata de quebrantar la ley de la escasez.

El proceso se desarrolla de esta manera: Te enamoras, te entregas a ella en cuerpo y alma… Pronto ella sabe que te tiene seguro y te da por sentado, lo que hace que su aprecio y valoración hacia ti se reduzca.

Al reducirse el valor que ella te concede también se reduce la atracción que ella experimenta por ti, hasta llegar el fatídico día en que te pide terminar la relación.

Pero esto puede evitarse haciendo lo contrario, evitando que ella te tenga demasiado seguro. Si tu pareja descubre que no te tiene seguro tendrá que mantenerse en guardia para evitar perderte, será amorosa y complaciente, todo porque sabe que la posibilidad de perderte es real.

Existen muchas formas de evitar que ella te de por sentado, y limitar tu tiempo es una de ellas. Si ocupas buena parte de tu tiempo en actividades como la práctica de algún deporte, labores sociales, o salir con tus amigos, tu pareja te valorará mucho más que si solo te dedicas a ella y no tienes tiempo para nada más.

También funciona utilizar la estrategia de James Bond, si has visto sus películas seguro sabrás que Bond en cada misión se involucra con mujeres bellísimas, pero Bond tiene también a Moni Penney, la eterna enamorada que siempre está ahí para él, que vive y suspira por él, y que no dudaría en entregarle su amor, su cuerpo y su intimidad a la menor petición de él. Si tu pareja sabe que tú tienes por ahí a una eterna enamorada con la cual podrías consolarte fácilmente por una decepción, eso bastará para que ella se mantenga en guardia haciendo cuanto esté a su alcance por mantenerte feliz.

Una tercera opción que está al alcance de cualquiera consiste en poner las cartas sobre la mesa, cuando ella y tú hablen respecto a su relación hazle saber que si en algún momento ella deja de amarte te lo haga saber y respetarás su decisión, que tú harás lo mismo. Esto la hará mantenerse en guardia porque habrás sembrado en su subconsciente el miedo al desamor.

 

2.- Mantén un equilibrio entre dar y recibir

En toda relación de pareja debe existir un sano equilibrio entre dar y recibir. Cuando uno de los dos siente que está dando más de lo que recibe, o bien se aburrirá de esta situación y dará por terminada la relación, o bien exigirá más del otro para compensar el equilibrio haciendo que el otro se canse de sus exigencias, en ambos casos la ruptura de la relación es inminente.

Mantener un equilibrio entre dar y recibir se torna por ello indispensable para que la relación avance y les proporcione felicidad a ambos. Cabe aclarar que este dar y recibir no se refiere únicamente a cuestiones materiales sino a todos los aspectos incluyendo amor, comprensión, comunicación, besos, caricias, sexo, diversión, etc.

Una forma práctica de equilibrar la relación consiste en combinar acciones y reacciones mediante un sistema de incentivos y castigos, un ejemplo lo explicará mejor:

Supongamos que es tu cumpleaños y ella te ha dado un lindo obsequio junto con una tarjeta de felicitación, ese es un gran detalle que ha tenido contigo y tú debes incentivarla, un beso tierno y una sonrisa bastarán por el momento; además deberás estar muy al pendiente de su próximo cumpleaños para darle un lindo obsequio tú también. Nota la secuencia: Acción positiva – incentivo – reacción positiva.

Ahora imagina que es tu cumpleaños y ella lo olvidó, tú debes castigar ese olvido, por ahora de una manera ligera como no llamándola hasta que ella lo haga o algo así. Cuando llegue su cumpleaños dale su regalo, pero acompáñalo de un comentario –en tono divertido- sobre el olvido que ella tuvo en el tuyo, como “Para que veas que yo sí me acordé”.

Puede sonar infantil, pero te apuesto lo que sea a que no olvida tu próximo cumpleaños.

 

3.- Aprende a comunicarte asertivamente

Tanto se ha hablado sobre la necesidad de que las parejas se comuniquen adecuadamente que el consejo puede parecer trillado, pero en verdad la comunicación es tan importante que muchos expertos aducen a la falta de comunicación como un factor importante en los problemas de pareja.

Por eso, si deseas mantener una relación feliz necesitas aprender a comunicarte asertivamente, sin gritos ni insultos.

Cada quien debe encontrar su propia forma personal de afrontar las discusiones. Tengo un amigo que cuando enfrenta una situación de tensión con su mujer evita confrontarle en ese momento, mejor sale de su casa y camina durante un rato, tiempo durante el cual piensa mucho en la situación y procura calmarse; cuando su malestar emocional se ha calmado lo suficiente él regresa a su casa y confronta a su mujer, pero el tono de la discusión es mucho más tranquilo de lo que hubiera sido cuando su enojo se encontraba en un punto alto.

Cuando conocí la estrategia de mi amigo decidí adoptarla y los resultados que obtuve fueron muy favorables también.

La comunicación va muy de la mano con el equilibrio entre el dar y recibir. Una ley universal de causa y efecto establece que recibes más de aquello de lo que das: Si ofreces a tu pareja palabras que le ofrezcan dulzura y aliento eso mismo recibirás de ella, si no es así mándala al diablo cuanto antes.

En mi opinión, la forma más asertiva de comunicarte consiste en expresar aquello que sientes de una forma clara, resaltando lo bueno y mostrando tu desaprobación por lo negativo: Si ella hizo algo que te agrada halaga el detalle, si se ha esforzado por algo reconoce su esfuerzo y felicítala; si ha hecho algo que te desagrada dile qué fue lo que no te gustó y por qué, pero suaviza el comentario añadiendo que sabes no fue su intención y confías en que será diferente para la próxima.

Sobre el tema de la comunicación asertiva podría escribirse un libro completo, pero es fácil si te guías por el sentido común y evitas decir algo que no te gustaría te dijeran a ti.

 

4.- Toma en cuenta sus fantasías y deseos sexuales

Una de las principales razones de muchos errores que los hombres cometen con las mujeres es porque piensan que a ellas les gusta e interesa lo mismo que a ellos, ya hemos visto que esto no es cierto en cuanto a la atracción y ahora estás a punto de saber por qué tampoco es cierto en el sexo.

Partiendo del hecho que el sexo es resultado de la atracción es fácil entender lo que el hombre encuentra irresistible en el terreno sexual: Para el hombre a nivel biológico es necesario replicar sus genes regando su semilla en toda mujer que muestre altos indicios de fertilidad, por eso sus fantasías están relacionadas con mujeres hermosas, sexys, voluptuosas, y dispuestas al sexo en todo momento, lugar y situación.

Tan sólo observa el prototipo clásico de toda película porno y notarás que siempre aparecen mujeres muy candentes, dispuestas a hacerlo lo mismo en un baño público que en la mesa de una cocina, en cinco o seis posiciones diferentes antes de la eyaculación.

Pero las fantasías de la mujer son muy distintas a las del hombre, mucho más complejas porque toman muy en cuenta aspectos como caricias, aromas, sabores, decoración, palabras, y otros detalles de su pareja y del entorno que la rodea.

Nunca olvides esta necesidad de la mujer por los detalles porque estos contribuyen a excitarla y disfrutar mucho más la intimidad contigo. Lanza a volar tu creatividad para estimular sus fantasías: enciende velas aromáticas o incienso, llena la cama con pétalos de rosas, coloca música relajante… El límite es tu imaginación.

De acuerdo a una investigación realizada en revistas, foros de discusión, y las confesiones de mujeres que aceptaron compartir sus fantasías, cosa que ellas rara vez hacen, encontramos que las siguientes son algunas de las fantasías sexuales más comunes:

• Hacer el amor en una playa privada, a la luz de la luna.

• Hacer el amor en el interior de una limusina.

• Hacer el amor a la luz de las velas, disfrutando el aroma del incienso y con la cama llena de pétalos de rosas.

• Hacer el amor con su cantante favorito al terminar un concierto.

• Hacer el amor dentro de un jacuzzi, en la habitación de un hotel lujoso.

• Hacer el amor con un hombre guapo, elegante, y que viva al borde del peligro, como James Bond.

• Disfrutar una cena romántica iluminada con velas, y después hacer el amor.

• Conocer a un hombre elegante y de modales refinados, beber una copa con él, bailar, y hacer el amor en su lujoso pent-house.

En todas estas fantasías, como puedes ver, el entorno, los detalles, la música, las emociones, las palabras, los aromas… pueden llegar a ser más importantes que el acto sexual por sí mismo.

 

5.- Toma el control de la relación

Aunque lo que estoy a punto de decir atenta contra todo romanticismo es un hecho: En toda relación de pareja uno de los dos debe mantener el control, al menos la mayor parte del tiempo.

¡Uno de los dos! Esto significa que si tú no tomas el control de la relación será ella quien te controle a ti.

Quizá te estés preguntando por qué es tan importante mantener el control, y la razón es que si ella toma el control sucederán todas aquellas cosas que tanto nos atemorizan y fundamentan nuestro miedo al compromiso como celarte, vigilarte para saber dónde has estado y con quién, o estar al pendiente de cuánto dinero ganas y en qué lo gastas.

Cuando ella comienza a tomar el control lo hace de una forma tan sutil que ni siquiera lo notas hasta que ya es demasiado tarde, hasta que ya ha impuesto su contexto sobre el tuyo.

Si un día la sorprendes preguntándote “¿Dónde estuviste anoche? Te llamé y no estabas en casa”, no lo dudes, está intentando controlarte. Para evitarlo puedes ignorar su pregunta y cambiar el tema, pero si insiste existe un recurso llamado acción evasiva al cual puedes recurrir.

La acción evasiva consiste en ofrecer respuestas totalmente absurdas hasta que se canse de preguntar.

Por ejemplo, a su pregunta “¿Dónde estuviste anoche? Te llamé y no estabas en casa” tú puedes responder:

“Estaba en casa pensando en ti, pero como estaba muy aburrido me fui a un table-dance”

Ella insiste: “No, es en serio, ¿dónde estabas?”

Tú: “Déjame recordar, ¿cómo a qué hora llamaste?”

Ella: “Eran como las 9, o las 9:30”

Tú: “¡Oh, veamos! … 9:30 … Sí, a esa hora estaba viendo la variedad en un table dance”.

Mientras dices algo como esto debes reírte para que sepa que es broma, pero insistes en ello hasta que se canse de preguntarlo o la interrumpes con una frase de hastío “¿Vas a seguir preguntando lo mismo todo el día?”

Ella deberá convencerse de que es inútil insistir, tú no vas a revelarle lo que haces cuando no estás con ella.

¿Y si se enoja?

¡Que se enoje! No es asunto tuyo, ya se le pasará pero tú no debes caer en su manipulación por que no eres un tipo necesitado.

 

6.- Evita la rutina y sorpréndela

Recuerda que estar hundido en la rutina es una de las cualidades que las mujeres perciben como menos atractivas en un hombre, la rutina es aburrida y constituye un pase directo al rompimiento de la relación.

Si deseas que tu actual relación sea feliz, divertida, amena e interesante para ella y para ti debes evitar la rutina, volverte impredecible y sorprenderla.

Si siempre sales de casa a la misma hora y regresas a la misma hora, si frecuentas siempre los mismos lugares y haces las mismas cosas; entonces eres un hombre predecible, envuelto en la rutina, y cada vez menos atractivo tanto para tu pareja como para las demás mujeres con las que tienes contacto.

Para abandonar la rutina sólo se requiere una dosis discreta de creatividad y cambiar tus actividades habituales con cierta frecuencia. El sólo caminar por una ruta distinta a la que sigues todos los días para ir al trabajo ejercita tu cerebro y te desvía de lo cotidiano, ese cambio puede también añadir o restar algunos minutos a tu recorrido y variar tu hora de llegada, lo que te hace impredecible también.

Más importante aún es abandonar la rutina en tu relación: Si siempre salen el mismo día de la semana, a la misma hora y al mismo lugar; si siempre hacen el amor en la misma posición, si cada nuevo día es una copia del anterior, deben abandonar la rutina y hacer algo diferente para variar.

Desde ahora considera a la rutina como un enemigo implacable que debe ser combatido a piedra y lodo.

 

7.- No cometas errores que te lleven a perderla una vez más

Nuevamente insisto en la necesidad de evaluar la relación que tu recién reconquistada pareja y tú llevaban antes del rompimiento, con la finalidad de identificar qué hiciste mal, cuáles fueron tus acciones que la hicieron alejarse de ti.

Si conoces cuáles fueron los errores que te llevaron a perderla una vez podrás evitar perderla una vez más y eso alimentará la seguridad que tú necesitas y que ella encuentra atractiva en ti.

Estos son algunos de los errores que siempre debes evitar:

• Depender de ella, mostrarte necesitado, buscarla demasiado, seguirla todo el tiempo, acosarla.

• Llamarla o mensajearla muchas veces al día, todos los días.

• Comprarle regalos sin ser una fecha especial o existir un motivo para ello.

• Celarla.

• Tratar de obtener su aprobación, solicitar su permiso para todo, ceder tu poder.

• Dejar de hacer cosas que disfrutas para estar con ella.