Acercarte A Una Mujer Y Seducirla Es Un Juego… No Una Guerra

Alguien criticó el título de nuestro sistema de entrenamiento avanzado de Seducción Infalible, argumentando que el título es erróneo porque no puede haber un sistema infalible de seducción.

Yo le respondí que el sistema es infalible pero nosotros como humanos no.

Ok, ningún sistema es cien por ciento infalible pero digamos que el nuestro ronda el noventa por ciento. Es como un automóvil, con el mantenimiento adecuado es un sistema eficaz para llevarte a donde tú quieres, pero si mueves el volante equivocadamente terminarás estrellado contra un árbol; la mayor parte de los accidentes automovilísticos ocurren debido a errores humanos y no a fallas en el vehículo.

Así mismo, aún aplicando nuestro sistema de seducción infalible terminarás siendo rechazado algunas veces, en especial al principio, mientras tu mente se adapta a dominar un sistema totalmente nuevo.

Y sí, el rechazo duele, pero la mejor vacuna contra el dolor del rechazo es recordar que esto es un juego y no una guerra.

 

Aún recuerdo aquella época gris que constituyó mi adolescencia temprana, cuando tantas chicas me rechazaron una y otra vez, recuerdo que siempre terminaba dolido y con unos deseos enormes de cobrar venganza (nunca lo hice, sólo sentí el deseo de hacerlo).

A veces no deseas quedarte con la espina clavada y devuelves el golpe de inmediato, esto también es un error, estás reaccionando demasiado pronto y arruinando una oportunidad.

En una discoteca me tocó ver a un chico que se acercó a una chica y le dijo:

-¡Hola bombón! Estás muy linda, vamos a conocernos ¿vale?

Ella respondió:

Por favor no me molestes, espero a alguien.

Él enfurecido con la respuesta lanzó algo muy ofensivo:

-Pues ves y ch… a tu ma…

La muchacha llamó a seguridad y lo sacaron del sitio de inmediato.

¡Pobre muchacho! -pensé- pero, ¿quién le dijo que debía devolver el golpe?, después de todo esto es un juego y no una guerra.

Si algo salió mal no te enfades con la chica, mejor analiza la situación a conciencia y aprende de tus errores, en el caso de este muchacho su error fue ser muy directo (llegó de frente), además de abrir con una frase barata y del montón.

En ocasiones no hay error, lo has hecho bien, pero la chica ha pasado por un mal día o algo así. No pierdas el tiempo con ella y sigue tu camino, seguramente encontrarás a otra chica con mejor ánimo a pocos metros de distancia.

¿Sabes lo que yo hubiera hecho en el caso antes mencionado?

Cuando ella respondió “Por favor no me molestes, espero a alguien” yo hubiera respondido “Entiendo, yo también espero a alguien. Con permiso” y hubiera seguido mi camino. Hubiera esperado algunos minutos y entonces lo hubiera intentado nuevamente. Al aceptar su negativa y alejarme de ella hubiera demostrado que no estoy necesitado, reduciendo la ansiedad de modo que estaría más dispuesta a aceptar mi acercamiento al segundo intento.

Observación: Una excepción a esta regla es cuando ella te hace una ofensa personal, en tales circunstancias devuelve la ofensa. Esto sigue siendo un juego y no una guerra, pero si ella ha violado las reglas castígala actuando del mismo modo, mas siempre con ingenio y de forma divertida. Por ejemplo, ella te dice:

-No salgo con muertos de hambre.

Tú respondes:

-¿Ni siquiera?

O también puedes responder:

-La verdad, yo tampoco salgo con gordas incultas, pero pensaba hacer una excepción contigo. ¡Lástima!.

Por increíble que parezca, a veces se enojan, pero las más veces terminan riéndose y disculpándose por su actitud.