4 Rutinas De Valor Enlatadas Para Seducir

En el proceso de construir comodidad también puedes aplicar rutinas de valor, similares a las que aplicaste en A2 y en A3, la diferencia es que ahora has aislado a tu objetivo y se encuentran solos ustedes dos, por eso las rutinas son mucho más personales, sólo para aplicarlas con ella y no con todo el grupo.

 

El juego de las preguntas

 

Este juego te permite crear comodidad, estimular la conspiración, avanzar hacia un nivel de intimidad más elevado, y lo más importante, obtener información que al preguntarla directamente telegrafiaría interés de inmediato.

 

Mientras te encuentras conversando con tu objetivo, preferentemente a solas en el escenario C1, di:

 

“¿Alguna vez has jugado el juego de las preguntas?…

Bueno, estas son las reglas:

Regla uno: Haces una pregunta, después yo hago otra, después tú, después yo; y así sucesivamente…

Regla dos: Debes decir la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad. Es como verdad y reto, pero eliminamos el reto porque yo aún no sé qué tan rara eres realmente… (observa la negación)

Regla tres: No se puede volver a preguntar algo que ya sido contestado
Regla cuatro: Las preguntas deben ser realmente interesantes, que empujen nuestros esqueletos fuera del closet. Hay que tomar ventaja de nuestro anonimato.

¡Ah!, y Regla cinco: Tú vas primero.”

Ella dirá: “¡Eso no es justo!”

Entonces tú preguntas: “¿Cuántos novios has tenido?”

 

A partir de aquí el juego escalará hacia preguntas más íntimas y de contenido sexual, no te sorprendas si ella termina preguntándote qué tan a menudo te masturbas. Es una rutina sumamente divertida que construye comodidad y también es útil para tomar el control del contexto. Otra ventaja del juego de las preguntas es que puede jugarse durante un largo tiempo.

 

El juego de las fotos

 

El juego de las fotos es un clásico de los seductores experimentados, entre sus ventajas podemos mencionar las siguientes:

 

  • Permite mostrar preselección
  • Permite mostrar alta demanda social
  • Permite exhibir demostraciones de alto valor
  • Construye comodidad
  • Compromete a tu objetivo en un diálogo divertido
  • Motiva a tu presa a invertir

Como verás, con tantas ventajas sería absurdo no recurrir a él, sobre todo en las fases A3 y C1.

 

Preparación:

Reúne fotografías de ti mismo en situaciones interesantes, divertidas y llenas de emoción, por ejemplo escalando una montaña, conviviendo con amigos y en especial con chicas, surfeando, realizando acrobacias en patineta o viajando en avión. Las fotografías seleccionadas demostrarán tu alto valor. Incluye también imágenes fuera de foco, una pareja aburrida o una mascota; estas imágenes no tienen nada que ver contigo, pero añadirán realismo.

 

Pon estas fotos en un sobre cerrado, pero no sellado.

 

Desarrollo:

Mientras te encuentras todavía en A2 realizando rutinas y demostrando alto valor ante el grupo, entrégale el sobre a tu objetivo para apartarla. Es posible que ella movida por la curiosidad trate de abrir el sobre, en ese caso golpea su mano ligeramente mientras dices “¡Hey!, ¿porqué eres tan curiosilla?”, y dirigiéndote a alguien del set pregunta “¿Esta chica siempre es así?”.

 

Más adelante, en A3 o en C1, finalmente decidirás ser bueno con ella y mostrarle lo que contiene el sobre. Por cada fotografía cuenta una historia, procurando que dicha historia demuestre preselección, demanda social y otras demostraciones de alto valor.

 

Tus historias le ayudarán a recordar alguna de las suyas y ella te la contará. Practica tus habilidades de conversación y de este modo siempre tendrás un hilo de conversación y una nueva historia con cada imagen.

 

Una variante del tradicional juego de las fotografías guardadas en un sobre es guardar dichas imágenes en la memoria de tu teléfono celular. Demuestras que eres un chico moderno, que te mantienes al día en los avances tecnológicos y, lo más importante, el juego se ve más natural.

 

El juego matar, casarte y hacer el amor

 

Este juego es un creador de conspiración y tiene dos variantes. Es perfecto para ejecutarlo en C1 y en C2.

 

Primera variante:

Coloca a tu objetivo en tu brazo y llévala a caminar por el sitio donde se encuentran, de pronto y tomándola por sorpresa di, “Te propongo ejecutar un juego llamado matar, casarse y hacer el amor. Yo seleccionaré a tres chicos al azar y los señalaré. Tú tendrás que seleccionar a uno para matarlo, a otro para casarte y a otro para hacer el amor; y deberás decirme porqué”.

 

Después será su turno, continuarán caminando por el lugar y ahora ella seleccionará a tres chicas de entre la muchedumbre, las señalará, y tú deberás decir a cuál de ellas matarías, con cuál te casarías y con cuál harías el amor; y deberás decir porqué.

 

 

Segunda variante:

La segunda variante del juego es muy similar a la primera, la diferencia estriba en que los tres candidatos no serán elegidos al azar de entre el público, sino que proporcionarás una terna de celebridades, pueden ser actores, cantantes, y hasta políticos. Esto lo hace muy divertido además de que no necesitas mover a tu objetivo de su lugar, pueden practicarlo estando cómodamente sentados. Por ejemplo, tú le dices, “Te propongo ejecutar un juego llamado matar, casarse y hacer el amor. Yo nombraré a tres celebridades, tú tendrás que decir a cuál de esas celebridades matarías, con cuál te casarías y con cuál harías el amor; y deberás decirme porqué. Tus opciones son Luis Miguel, Alejandro Sanz y Francisco Gattorno”.

 

Nota el grado de complicidad existente en este juego.

 

 

El juego de los anillos

 

Puedes practicar este juego si tu objetivo usa uno o más anillos, aunque si no usa ninguno de todas formas puedes ejecutarlo diciendo “He notado que no traes puesto ningún anillo, lo cual es raro en una mujer. Sólo por curiosidad permíteme brevemente el origen del uso de los anillos”.

 

Pero en definitiva el juego funcionará mejor si ella porta al menos un anillo, muéstrate interesado y di “¿Porqué decidiste colocarte un anillo en ese dedo en particular? … interesante… Tengo una amiga que conoce mucho sobre cuestiones espirituales, y me contó hace poco que el dedo que escoges para colocarte un anillo dice mucho acerca de tu personalidad…”

 

Toma entonces su mano y toca con tu dedo índice las partes donde termina la palma e inicia cada uno de sus dedos, y dí “cada uno de estos montes representa a un dios griego, por eso en la cultura griega usar un anillo significa un gesto de alabanza para un dios en particular”.

 

El dedo pulgar representa a Poseidón o Neptuno, que es el dios del mar. Este dios es muy independiente, tanto que no habita en el Olimpo sino en su propio reino. Este dedo está separado de la mano y es independiente de los demás dedos. Las personas que gustan de usar anillos en este dedo son independientes, individualistas, espíritus libres en todos los sentidos.

 

El dedo índice representa a Seuz o Júpiter, rey de los dioses, quien domina el rayo y el trueno. Las personas que usan un anillo en este dedo son personas muy dominantes, gustan de tener todo bajo control, son poseedoras de un gran poder y elevada energía.

 

El dedo medio o corazón está representado por Dionisio, dios del vino y las celebraciones. Usar un anillo en ese dedo refleja una personalidad libre, que hace lo que desea sin importar lo que los demás puedan decir o pensar. Otra característica de las personas que usan anillos en ese dedo es su gran alegría y sentido del humor. Cuando levantas ese dedo estás diciendo algo como “que se joda todo el mundo”.

 

El dedo anular representa a Afrodita o Venus, la diosa del amor; por eso es en eso donde se colocan los anillos matrimoniales. Si usas un anillo en ese dedo significa que cuando te enamoras tiendes a entregarte completamente y sin condiciones. Además, por este dedo pasa una vena que corre directamente hasta tu corazón sin ramificaciones de ningún tipo.

 

Finalmente el dedo meñique es representado por Ares o Marte, el dios de la guerra. Un anillo en este dedo expresa en muchos casos violencia reprimida, conflicto, guerra interna. Muchos mafiosos usan anillos en el dedo meñique. El conflicto se presenta, por ejemplo, cuando alguien dice “¿porqué comprar algo si alguien más te lo puede dar?”, o existe un desequilibrio emocional que se manifiesta en una tensión entre la parte interna y la parte superficial de una persona.